Un regalo, obsequio o presente es la entrega de dinero u objeto sin requerir algo a cambio.

Por extensión se puede llamar regalo a cualquier manifestación de afecto dirigido a otro.

ORIGEN

El origen de la palabra regalo viene del griego “galer” que significa divertirse. Así cuando hacemos un regalo entramos en un estado de alegría, pues estamos pensando en la persona que apreciamos y nuestra energía se pone al servicio de algo tan bonito como estar sin esperar una respuesta.

A esto se llama altruismo, es decir, dar o hacer por el mero hecho de querer hacerlo. Disfrutar de la acción sin pensar en las consecuencias de lo que se hace. Es una generosidad real y no interesada.

A su vez, la palabra regalo es equivalente a presente. Y por cierto no hay mejor regalo que estar siempre presente para las personas que mas queremos. De hecho el gusto que supone dar o recibir un regalo tiene que ver con neurotransmisores, como la serotonina, que segregamos tanto como la damos como cuando la recibimos.

El proceso que encierra el regalo se identifica con el intercambio de obligaciones mutuas como elemento social, inherente a la naturaleza humana y fundamentado en el esquema dar, recibir y devolver.

El acto de regalar a un niño es un momento para detenerse y reflexionar sobre el papel que juega esa personita en nuestras vidas. Es una ocasión única para mostrar nuestro cariño al peque.

A nivel personal se puede pensar que regalar se ha vuelto demasiado materialista. Hoy en día, obsequiar con una experiencia es tan válido o incluso más que hacerlo con un articulo material . No debemos subestimar el poder de regalar, porque realmente es una forma muy importante de conectar.

Un regalo tiene la capacidad de fortalecer un vínculo, nuestro amor o simplemente hacer que el niño o la niña se sienta especial. Pensar en el tipo de regalo que le gustaría al niño o a la niña , sin duda mejora la conexión y construye relaciones.

La costumbre de regalar es muy antigua. Cuando hace tres mil años los fenicios llegaban a un país extraño, antes de hablar de negocios intercambiaban regalos para ganarse la confianza.

 

EL MOMENTO DE REGALAR

A la hora de entregar un regalo a un niño/a siempre pensamos en el momento de abrirlo y la cara de sorpresa que pondrá , pero también es interesante planificar algunos pasos para que no sea una mera entrega.

Existen juegos para dar regalos y pasar un momento agradable antes de abrirlo. Las pistas para encontrar regalos son el ingrediente principal para escenificar un juego de búsqueda del tesoro.

Para su preparación, los más entretenidos son los juegos de pistas para encontrar un regalo, ya que el niño/a va uniendo hilos hasta llegar a el a través de pequeñas pistas que tienen que planearse con todo el detalle.

Primero de todo tenemos que conocer al niño que vamos a invitar a la fiesta. Es decir, si es nuestro propio hijo está claro que lo conocemos de sobra.

Por ejemplo, si se trata de un cumpleaños al que van niños, sería conveniente que todos participasen para ayudar a su amigo a que lo encuentre.

El lugar también tenemos que planearlo, es decir, saber si va a ser en el interior o en el exterior para adaptar las pistas.

Después tenemos que saber el tema de la fiesta para que se adecuen las pistas que le lleven al niño a conseguir su regalo. Pude ser de superhéroes, dinosaurios, musical o piratas. Es conveniente también que la temática guarde relación con el regalo final para que esta búsqueda del tesoro finalice con su hallazgo.

Por supuesto para crear las pistas hemos de conocer la edad, las cuales deberán ser sencillas y accesibles.

Si es para los más pequeños pueden ser que las pistas incluyan cálculos mentales sencillos y quien sea el primero en acertar, sigue con la siguiente pista. De esta forma los amigos del protagonista también pueden participar.

Otra prueba podría ser que hagan mover el cuerpo, es decir colocar las pistas en el exterior de la casa o en el parque para que vayan de un sitio a otro.

En cada una de las pistas se puede poner un reto, en el que tengan que hacer una prueba, como sentadillas o una carrera.

Las pistas pueden ser que sean relativas a personajes de un cuento que todos los niños conozcan y que al anfitrión le haga mucha ilusión.

Y también , para añadir mas tensión al juego se pueden introducir personajes históricos o conceptos del cole que conozcan.

Respecto a la importancia de los juegos didácticos, desde muy pequeños podemos disfrutar de la arquitectura. Sin embargo en este sentido los niños han sido sistemáticamente olvidados por los arquitectos incluso en el mismo urbanismo que hemos hecho para nuestros pueblos y ciudades.

Afortunadamente ahora se empieza a entender que una mirada de género y generación es más que necesaria.

Desde hace ya más de diez años los colectivos de arquitectos están trabajando con los más pequeños y trasmitiendo muchas ideas constructivas .De esta forma los peques absorben como verdaderas esponjas la información y gracias a su creatividad, se abren infinidad de posibilidades…