Los poemas cortos son una forma de expresión artística muy antigua que se ha transformado  con el tiempo, pero que ha mantenido su esencia. Expresan las emociones o representan el mundo de un modo profundo, poético.

En la antigüedad los poemas solían ser recitados acompañados de la lira, un instrumento de cuerda.

La poesía infantil fomenta la creatividad y la lectura en los niños. Ellos suelen divertirse mucho con las poesías infantiles y no es para menos, ya que son muy entretenidas y además estimulan la fantasía.

Por si fuera poco, también les reportan enormes beneficios en el plano emocional, ya que los niños que leen poemas aprenden a identificar más rápido sus emociones y los sentimientos y también suelen ser más pacientes. Además desarrollan más el pensamiento abstracto y tienen un vocabulario más amplio. Lo mejor es que se trata de una actividad muy sencilla que se puede disfrutar en cualquier momento del día, incluso antes de ir a la cama ayuda a los peques a conciliar el sueño.

 

 

Cuando hablamos de poesía, muchos podrían pensar que es simplemente una manera bonita de decir las cosas, pero la poesía es algo más.

Quizás sean los niños lo que primero perciben ese algo más. Sienten que la poesía es también ritmo, movimiento, estética, creatividad…

La poesía es la música y el baile de las palabras. A través de la poesía, los alumnos pueden trasmitir sentimientos y emociones y hacer volar su imaginación y fantasía. El gran poeta Antonio Machado, decía que cantar y contar son las dos funciones de la poesía.

Los educadores (tanto los padres como los que nos dedicamos profesionalmente a ello), sabemos que no basta un desarrollo cognitivo de los niños en la escuela, sino que debemos fomentar también una acción afectiva que  propicie un desarrollo integral de sus capacidades y logre un aprendizaje significativo de todas ellas.

Y es aquí donde gracias a la poesía encontramos ese elemento clave para la educación de los niños. En sí misma es un recurso integral, en cuanto que unifica diferentes conocimientos  ,tanto cognitivos como emotivos  que la llevan a ser una pieza fundamental de la educación, recurso ideal para estas edades.

Las primeras necesidades de los niños que debemos educar son sus habilidades comunicativas (sin comunicación  no puede  haber aprendizaje),ya que  el hombre es un ser social por naturaleza con diferentes medios de expresión de lenguaje verbal, corporal, con la musicalidad que la poesía introduce, con su sentido estético, que proporciona una percepción del entorno necesaria para saber interactuar con él y comunicarse.

A medida que van creciendo utilizamos igualmente la poesía, porque también hay que potenciar la memoria auditiva, visual, rítmica…

Pero debemos seguir ayudándoles en ese proceso comunicativo y al mismo tiempo potenciar a través de poesías, su memoria auditiva y visual, necesarias para el aprendizaje de conceptos cada vez más complejos, favoreciendo de igual modo el  lenguaje verbal y por tanto la asimilación del nuevo vocabulario, de manera que lo integren y asimilen y sean capaces de utilizarlo.

Por eso no puede quedarse en un mero recitar de poemas o una simple memorización, hay que animarles y ayudarles a que ese vocabulario lo hagan suyo y lo utilicen de manera habitual, por ejemplo dramatizándolas, creándolas ellos mismos a partir de un tema o de una situación cotidiana.

Como recurso educativo, la podemos relacionar con multitud de lenguajes presentes en la escuela; desde el lenguaje verbal ayudando a la memoria y a la expresión, hasta el lenguaje psicomotriz, donde el ritmo, el movimiento, y la musicalidad que confiere, ayuda a dramatizar las obras proponiendo nuevos aprendizajes artísticos y fomentando la creatividad.

 

 

A través de la poesía, se despierta la imaginación, la fantasía y la creatividad.

Enriquece el vocabulario y aumenta las posibilidades expresivas.

Estimula el lenguaje oral y mejora la alocución.

Conocer algunos poetas y saber de sus vidas y de sus obras.

Identificar la poesía como un tipo de texto literario, diferenciado de otros, como por ejemplo el cuento.

Saber reconocer  algunas características propias del texto literario : verso , estrofa, rima…

Utilizar la poesía como forma de aprendizaje en el proceso del lector escritor.

Y desarrolla  el gusto estético por la belleza de la poesía.

 

Y todo esto…, porque sucede…?

 

Pues porque pierden el miedo a la palabra.

Porque a través de la memoria colectiva se conforma la identidad cultural.

Porque es importante que en el aula irrumpa la vida de las palabras y los juegos rítmicos.

Porque la poesía infantil de tradición oral contiene secretos de mágicos sonidos.

Porque el  lenguaje poético es un lenguaje universal.

 

 

Para concluir, decir que los niños sienten y entienden cierta poesía mejor que los mayores, porque los niños son poetas.

Recordad que cosas dicen, que metáforas crean ,como son capaces imaginar los argumentos que esgrimen y con qué facilidad…

Los niños son poesía; y hay que dar poesía a la poesía, como hay que dar amor al amor.

 

Los niños que leen poesía se aficionan a la belleza del lenguaje y seguirán leyendo poesía toda su vida. Los padres y los maestros son los encargados  de hacer el milagro :  que los niños  lean poesía.

Una niña leyendo versos ,es un cuadro perfecto. Un niño con un libro de poesía en sus manos, nunca tendrá un arma entre ellas…