BREVE HISTORIA

 

Hoy en día la oferta de libros infantiles, supera con creces la de cualquier otro momento de la historia. Si hay niños en tu casa, por lo general también hay libros que alguien escribió pensando exclusivamente en ellos.

La visión de la niñez como la conocemos, es bastante reciente. El niño como alguien que necesita cuidados y consideraciones especiales, como alguien que necesita afecto y seguridad es fruto de siglos de cambios.

Solo una vez que comenzó a tomar forma esa concepción, fue que aparecieron los libros escritos para niños y niñas.

En el mundo occidental, durante gran parte de la historia, la infancia no se consideraba como una etapa diferente de la vida. Un niño era pensado como un adulto: vestía igual, debía de tener el mismo comportamiento y hasta compartir las mismas tareas.

Un niño era considerado como un adulto incompleto y hasta que llegara a valerse por sí mismo, era pensado como absoluta propiedad de sus padres. No había la más mínima preocupación por sus necesidades intelectuales y emocionales.

En ese escenario, prácticamente no existían libros infantiles. Sin embargo a partir del siglo XVII, los padres y los hijos se acercaron más. Poco a poco se iba reconociendo a la niñez como una etapa aparte, con sus propias particularidades, limitaciones y necesidades.

Es aquí donde aparecen las primeras obras escritas pensando en los niños. En este sentido la evolución de la literatura para niños, ha pasado de ser una literatura para ser escuchada y acatada, no para hacer hablar, a una literatura para niños que busca o propicia de diversas formas el dialogo, la participación activa de los niños en el mundo.

 

CUENTOS INFANTILES PARA DORMIR

 

Los cuentos infantiles para dormir es algo que cada uno de nosotros, adultos que somos ya y que leemos estas páginas, los recordaremos durante toda nuestra vida.

Suponían una alegría inmensa cuando desde nuestra más tierna edad, el final del día estaba siempre marcado como una verdadera fiesta literaria, extras carantoñas y verdadera comunicación con nuestro padres.

A pesar de que aparentemente no éramos conscientes de lo que nos iba a suceder a continuación, en algún recóndito lugar anidaba cada noche un capitulo muy importante, quizás el más importante de nuestro día, porque era el momento en el que la ternura que prodiga el amor se desperdigaba por nuestra habitación, llenándola de un sabor del que solo nosotros éramos los verdaderos protagonistas de aquél excelso momento.

Vestidos con nuestros pijamas agotábamos los últimos minutos del día jugando a nuestras cosas y en el fondo esperando ese gran momento en el que uno de los tutores entraba en nuestra habitación, nos invitaba a sumergirnos bajo las sabanas, mientras de la forma mas sutil y delicada se sentaba a nuestro lado y siempre con nuestra aprobación por lo elegido ,comenzaban a leer aquel final del maravilloso cuento de la noche anterior que no fuimos capaces de recordar por habernos caído profundamente dormidos…

Como niños que éramos e inocentes hasta lo más posible, escuchábamos a nuestros padres leernos los cuentos más apasionantes.

Mientras, nuestra inocencia se alimentaba no solo de las narraciones de las aventuras, sino y muy principalmente de la ternura y cariño que nuestros adultos nos infundían, consiguiendo entre ambos y sin siquiera proponérselo un vinculo que sin duda nos beneficiaria durante el resto de nuestra vida.

Y qué decir de las sensaciones y sentimientos que los padres imprimían a su lectura, disfrutando tanto de ellos, de sus niños, como de las historias que nos iban narrando.

El cuento infantil fue desde siempre una mágica terapia, tanto para los niños que lo absorbían prodigiosamente, como también para los padres, que de alguna forma, sobre todo los auténticamente entregados a la obra y a las ganas de dar a sus hijos lo mejor de su día, para que tuvieran los más felices sueños a través de los cuentos que les leían…

Cuántos de nosotros y sin siquiera darnos cuenta de ello, los cuentos que nos leían nuestros padres nos ayudaban a desarrollar nuestra imaginación e incluso tan efusivamente que algunos de ellos hasta se convertían en una realidad fantasiosa.

Sin duda fueron momentos infinitamente felices, que jamás olvidaremos y con ellos el amor por nuestros padres que cada noche sin perderse ni una sola de ellas, nos atendían expresamente a nosotros y nos hacían tan participes de los cuentos, que hasta nos lo creíamos y vivíamos la historia narrada, como si fuera nuestra propia historia.

 

CUENTOS PARA LEER POR EL NIÑO

 

La lectura no solo mejora el vocabulario de un niño y le ayuda con la ortografía y redacción, sino que también incrementa su comprensión lectora.

La clave para fomentar los hábitos de lectura en los niños es leer con ellos en casa desde una edad temprana. Al hacerlo juntos, con frecuencia aprenderán de primera mano sus beneficios y les ayudara a desarrollar la motivación para leer.

Sin embargo ,cuando ya comienzan a poder leerlos por si mismos ,inicia en el niño una etapa muy  importante que mucho tiene que ver con la autoestima, que al verse de alguna forma solos haciendo sus lecturas se le acrecienta las ganas por hacer las cosas sin la ayuda de nadie y este esfuerzo, aunque al principio de todo puedan tambalearse, poco a poco, también con la ayuda de sus padres a lo largo del periodo de transición, sin duda es una verdadera enseñanza para ellos.

Leer libros por si mismos, garantiza que tu hijo este expuesto a vocabulario sobre diferentes temas, es decir, conocerá palabras que tal vez no escuche de otra manera en su vida cotidiana. Incluso para niños que hablan más de un idioma, la lectura es una manera fácil de mejorar sus habilidades lingüísticas y es importante desarrollar su fluidez.

En esta transición, leer con los niños incide positivamente en su actividad cerebral y puede darles el impulso que necesitan para apoyar y promover sus habilidades de lectura temprana.

La lectura conduce a preguntas sobre el libro y la información que contiene. Les da la oportunidad de hablar sobre lo que esta sucediendo con sus padres o sus amiguitos convirtiendo estas acciones en una experiencia verdaderamente única.

Proporcionar a los más pequeños libros sobre varios temas, o incluso en diferentes idiomas, les brinda una amplia gama de información, a la vez que pueden enseñarles valores para la vida, como compartir, ser amable y respetar la diversidad.

El practicar la lectura con asiduidad, aprenderán a concentrarse e incluso a permanecer quietos durante largos periodos de tiempo, lo que les será de gran utilidad cuando vayan al colegio. Los libros, como comentábamos en el apartado anterior y que repetimos de nuevo para enfatizar aun mas sus consecuencias, les permiten transportarse a otros lugares y viajar con la imaginación a través de la fantasía y de la ilusión…

Es muy importante que los padres busquen y promocionen momentos de lectura en el hogar, ya que tiene un impacto positivo en el vínculo de la familia.

 

Si bien es verdad que la televisión, los videojuegos y los smartphones están muy presentes en nuestro día a día, es necesario convencerles que un buen libro puede ser igual de entretenido y sin duda, mas enriquecedor.

Elegir un libro que le interese y leerlo juntos o dejar que hojee las paginas solo, es definitivamente una de las mejores opciones.

Y ya para finalizar en este apartado tan interesante es que siempre en su forma más cabal, la lectura ayuda nuestro niños a conocer sobre el mundo en el que viven, a conocerse a si mismos y a su entorno más a fondo.

Es sin duda una fuente única de nuevas experiencias. Por ello es importante que empiecen a familiarizarse con los cuentos cuanto antes, incluso aunque no hayan aprendido a leer aun.

 

CUENTOS INFANTILES PERSONALIZADOS

 

Un libro personalizado es una de las mejores maneras de introducir a los niños y niñas a la lectura desde bien pequeños.

En estos cuentos, ellos son los protagonistas de la lectura, o sea, de la historia que leen. El hecho de que sean personalizados, no se refiere únicamente a que el libro lleve su nombre, sino que el personaje principal imita y representa al niño en cuestión.

Si todavía no conoces esta increíble alternativa para acercar a los más pequeños a la lectura, te invitamos desde este blog a que descubras a partir del cuento que nosotros representamos, “El País de las Letras” para que descubras todo el poder educacional de los cuentos personalizados.

 

Ser protagonista de una historia y leer sobre sus aventuras, refuerza el hecho de que el niño es bienvenido en cualquier mundo al que se adentre.

Sentir que forman parte de la historia, les permite identificarse con ella e incluso reforzar su confianza. Así, estarán mejor preparados para mantener esas ganas por leer que son tan saludables en todas las demás etapas de su vida.

Los cuentos personalizados ayudan a los más pequeños y a los que no lo son tanto, a reforzar una imagen positiva sobre si mismos.

En muchas ocasiones, los libros reúnen algunas de sus propias habilidades y demuestran de que maneras pueden usarlas para enfrentar situaciones de la vida cotidiana, lo que aumenta su autoestima. Por lo tanto las historias que se encuentran en un libro personalizado preparan mejor al niño y a la niña ,reforzando sus propias cualidades.

Leer historias personalizadas tienen un efecto muy positivo en el aprendizaje. Los niños y niñas que leen estos libros, está comprobado científicamente, que les resulta mas fácil recordar los cuentos leídos y al tiempo incorporar nuevas palabras a su vocabulario.

También está científicamente demostrado que aquellos niños que se expusieron a este tipo de lectura, alcanzaron un nivel de habla mayor y por ello sus propias habilidades también mejoran, gracias a que se sienten más motivados por leer y conocer el desenlace de sus propias
aventuras.

Otro de los poderes que tienen los cuentos personalizados es que promueven la empatía.

Algunos estudios han demostrado que los niños y niñas tienen mayor facilidad para entender cómo piensan y cuales son las motivaciones de otras personas a través de la lectura.

Si se ven absolutamente reflejados en la imagen del protagonista del cuento, tendrán una mayor capacidad para identificarse con lo que leen. Al ver que su personaje es empático con los sentimientos de los demás personajes de la historia, se mostrara mucho más dispuesto a actuar de esa manera con las personas de su entorno.

Finalmente los niños y niñas que leen los cuentos personalizados, son capaces de mantener la concentración durante más tiempo, como hemos matizado con anterioridad en este mismo artículo.

Ser protagonista de una historia los incentiva a seguir leyendo, por lo que aprenden a centrar toda su atención en una sola actividad.

Desde luego esto prepara mejor el cerebro para exponerse a otras situaciones en las que el niño y la niña deben concentrarse, lo que además promueve un aprendizaje mucho más espontaneo y sin presiones.

En realidad se puede enfatizar que la lectura de los cuentos personalizados, tienen numerosos beneficios que promueven el aprendizaje de los pequeños.

El poder educacional de estos libros es inagotable y principalmente les ofrecen la oportunidad de aprender divirtiéndose.

 

CUENTOS INFANTILES EDUCATIVOS

 

El cuento infantil educativo tiene una gran relevancia en el desarrollo psicológico infantil, así como en la transmisión de la herencia cultural. Su valor educativo ha sido reconocido en el ámbito familiar y escolar. Es por ello que el cuento debe estar presente tanto en el hogar como en la escuela.

Los cuentos infantiles son producto de una necesidad universal ya que conectan con la esencia de la persona y contribuyen a su crecimiento interior. Es un tesoro de la infancia al que deben acceder y disfrutar los niños para su enriquecimiento personal.

El valor educativo del cuento es muy amplio. Es un vehículo de la creatividad. A través de el, el niño y la niña podrán inventar nuevos cuentos e imaginar y crear personajes. También favorece el desarrollo afectivo, pues a través del cuento podrán encontrar significado a los valores humanos y es un elemento canalizador de sus angustias y temores, creando un clima que favorece el entretenimiento y la relajación.

Y finalmente favorece el desarrollo social en cuanto que le permite comprender roles y valores. Es un medio de transmisión de creencias y valores y desarrolla el lenguaje, no solo en su aspecto comunicativo, sino estético y creativo.

Los cuentos infantiles educativos están llenos de valores para los niños. A través de estos cuentos infantiles se les trasmite el conocimiento de lo que está bien y lo que no y de esta forma aprenderán mientras se entretienen y se divierten.

Estos cuentos estimulan la imaginación y la creatividad del niño y de la niña y poco a poco se despierta la sensibilidad por la belleza. Favorecen la memoria y desarrollan habilidades lingüísticas en definitiva, constituyen una importante base para el desarrollo intelectual, ya que a través de los cuentos, los niños entienden las cosas con más rapidez.

Y al mismo tiempo les ayudan a combatir sus miedos. ¿Quién de nosotros no se sintió tan identificado con el protagonista del cuento que, cuando este se enfrentaba y vencía a sus temores, estallábamos en jubilo y en ese momento nos sentíamos capaces de todo?

Este, además de todo lo mencionado anteriormente, constituye el verdadero valor de los cuentos infantiles.